5 jun. 2009

Is there anybody out there?


Hoy me dedico a uno de mis álbumes favoritos. Pero para eso, voy a tener que contar una anécdota personal.

Hace 6 años, con mis compañeros de teatro debíamos hacer un trabajo para expresión corporal en grupos. Contar una historia infantil con el cuerpo y música, aggiornándola a la estética que quisiéramos.
Armamos Hansel y Gretel, una versión oscura y tétrica, donde Gretel limaba y cagaba a patadas a todos los muñecos (acá no había golosinas, había muñecos) que le dejaba la abuelita (que en verdad era la bruja). Después, los muñecos cobraban vida y se vengaban de la pendeja y como el hermano la defendía, los transformaban en muñecos y se los morfaban a los dos. Pero la carne humana les dañaba los circuitos y terminaban explotando.
En fin, regio para los niños. Aprenderían a no romper sus juguetes. Claro que nunca la hicimos con niños como espectadores.
Utilizamos variada música, desde Bach hasta los Redondos, pero a mí nunca me terminó de cerrar. Era desprolijo.
Presentamos esa obra un par de veces, en algunos lugares, de puros kamikazes que éramos. En bares, galpones y sitios de esa índole. Todos maquillados a lo KISS, con vestuarios rotosos y ochentistas, peinados extravagantes y movimientos zarpados.
Pero no cerraba.
La hicimos dos veces en las clases, y la profesora nos iba pidiendo más cosas, hasta una coreografía incluída (teníamos que presentarla a fin de año para aprobar esa materia e iba a estar presente el director de la escuela).

Una tarde, volvía de la placita Sarmiento (los lanusenses la conocen, sin dudas) y me tiré a escuchar música. Elegí The Wall II.
Cuando estaba sonando "The Show must go on", empecé a imaginarme el comienzo de la obrita... para ver qué cambios le podía hacer (yo era algo así como la "directora"). De repente, en mi cabeza, comenzaba la escena del lime de Gretel y su ataque hacia los muñecos. Miré de reojo el equipo de música, ya que la melodía que acompañaba era "In the Flesh" con toda su violencia y presencia escénica. Casi pegado, comienza la guitarrita de "Run like Hell" y me sorprendí al notar que en la obra, la bailarina de juguete que empieza a cobrar vida en ese momento, se movía al ritmo de esa guitarra. Y así todos los muñecos que se despertaban de su inanimidad. Incluso, encajaba perfecto para la coreo que habíamos armado, que era muy al estilo "Thriller". Cuando ellos realizan el rito previo a la venganza, sonaba "Waiting for the Warms" y me empecé a desesperar. "Stop" era el perfecto momento de arrepentimiento de Gretel, en su regreso, al ver a los muñecos desparramados. Y "The Trial"... mamita... para la venganza y el banquete era absolutamente perfecto. Ni hablar de la explosión.
Llamé inmediatamente a una de las actrices (con una de las que arengábamos al resto a hacer lo que se nos cantaba - y con quién sigo trabajando en la actualidad -) y le conté que la obra estaba hecha para ser musicalizada con The Wall II. Fue como un delirio místico.
Al principio me sacaron vendiendo almanaques - porque había que empezar a ensayar todo de nuevo - pero como soy práctica y adoro los ultimátums dije: "- Bien, o se hace lo que yo quiero o me voy de la obra." Sabía que los tenía en un puño y que me necesitaban - y también me querían un poco... - así que accedieron. Si, imagínense lo que sería si me dedicase a la política.
La cuestión es que dejamos absolutamente a todos con la boca abierta, incluyendo al director, que nos puso un 10 rotundo (grupal e individual) y nos confesó luego, ser fanático de Floyd.
"- Este es el tipo de cosas que aspiro a ver en esta escuela".
Estábamos terminando el 1º año. Nos ofreció hacer un par de funciones en Liberarte, fue la primera vez que estuvimos en un teatro "de verdad". Todos los integrantes guardamos un lindo recuerdo de esa época. Y los que nunca fueron "fanáticos" de Floyd, asocian la música de The Wall con nuestra obrita instantáneamente.

Pero ese no es mi caso, ya que tengo una locura especial que no solo ronda a través del disco, sinó también de la película (sin dudas, una de las mejores que he visto en mi vida).

Es lo que se dice, una "Ópera Rock", pero más allá de las etiquetas, para mí es una obra maestra.
El mega ultra archi conocido "Another Brick in the Wall" en sus 3 partes, nos remonta - casi por inercia - a aquellos niños con rostros idénticos y sin gestualidad, cayendo en máquinas que los transformarían en masilla.
"The Thin Ice" que siempre me pone la piel de gallina en cuanto suena la guitarra de Gilmour.
Las ganas de romper todo lo que se te cruza en el camino mientras suena "One of my Turns".
Esas imágenes de flores copulando que a su vez son peronas, cuya mujer devora el corazón del hombre creo que quedaron en la cabeza de más de uno mientras retumba "Empty Spaces" para luego desenfrenarse con "Young Lust". Voy a utilizar estos dos temas para un trabajo de expresión corporal, próximamente.
Es imposible poder detenerse en cada tema, sería de nunca acabar, "Hey You", "Mother", "Vera"... cada uno merece especial atención.
El momento íntimo y solitario de "Nobody Home" que llena de melancolía (y de una fuerte urgencia por volar).
La meditación que amerita "Goodbye Blue Sky" (y el recuerdo de la imagen en el film, de la bandera inglesa desarmándose hasta quedar convertida en una cruz ensangrentada).


No quiero imaginar el presenciar lo que fue el recital original en vivo de "The Wall".
Paradógicamente, Waters quiso que ese show consistiese en el armado de un muro tangible durante la primer parte del recital que separaría a la banda del público, para luego proyectar imágenes sobre aquella estructura. Imágenes que luego serían utilizadas en la película. Wright, Mason y Gilmour se le cagaron de risa, pensando que nadie iría a verlos. Waters quería expresar el sentimiento de alienación que había con los espectadores... y sin quererlo, convirtió los shows de Pink Floyd en teatralizaciones espectaculares que alejaron cada vez más a la banda de su público.

Creo que todo radicaba en la contradicción constante del gran compositor. Por un lado, escribió "Money" como crítica al capitalismo, por el otro, ganó mucha guita gracias a ese tema. Ese tipo de cosas lo atormentaban bastante, al parecer. Igual, lo banco a morir. Roger, mi favorito, siempre. Pero nos fuimos de tema.

Tengo que volver a otra anécdota personal para mencionar el tema que suena.

Roger Waters en Argentina, año 2002, estadio fortinero. Cielo nublado, caen algunas gotas. Comienza "Comfortably Numb", lluvia de esa que te acaricia, que no te termina de mojar. Un hombre de pie, adelante mío, se agarra la cabeza con las manos y empieza a llorar. Pude escuchar su llanto y algunos "No" que gemía. Dejó caer sus brazos. Sin pedir permiso le tomé la mano. Él apretó fuerte. No se dio vuelta, no me vio, solo permanecía obnubilado hacia el escenario y el cielo. Miré alrededor y sentí que los conocía a todos, y en ese momento los sentí felices. Rostros sonrientes, llenos de lágrimas, algunos con sus ojos cerrados. Queríamos que fuese interminable. Si bien no estaba el gordo David al mando de las 6 cuerdas para aquellos solos orgásmicos, el flaco presente los defendió como corresponde. En algún momento explotó el final no deseado y le solté la mano, de a poco. Y ambos aplaudimos, casi dañando nuestras palmas por la efusividad al hacerlo. Y no nos miramos, no hizo falta. Unos meses después comentaría esto con un amigo - también presente en aquel show, pero no conmigo - y él también tuvo esa sensación de unidad generalizada entre el público, durante ese tema.

En la vuelta de Waters en el 2007, no me pasó lo mismo en aquel momento, pero sí pasaron millones de cosas que relataré cuando hablemos del Lado Oscuro... pero ese será otro post.

Y siempre estará presente aquel personaje indefenso, cuyo "muro" era su único escudo, su única protección, construído por una madre sobreprotectora, una esposa infiel, maestros aniquiladores de pensamientos...Y el juez, al final: "Has revelado tu temor más profundo. ¡Te sentencio a ser expuesto ante tus pares! ¡Derriben el muro!".

Más allá del sinfín de analogías que puedan hacerse a su alrededor, sean psicológicas, políticas, sociales o artísticas... estamos hablando de un discazo que no puede ser pasado por alto jamás.

Me siento casi estúpida, terminando de escribir esto. Me gustaría que cada uno comente acerca de lo que sucede en sus mentes y en sus cuerpos cuando lo escuchan, alejándonos de cualquier objetividad en relación al sonido o a la explicación que puedan darle a la imagen del muro. Creo que "The Wall" merece más que garabatos en torno a la composición o a los fuegos de artificio. Cavemos más profundo. Yo sé que pueden.

17 piden los bises:

Lilya Nuratis dijo...

Excelente esta entarda, sin dudas The Wall es uno de mis discos preferidos... (se me eriza la piel)
besos
Lil

Fede dijo...

Uff, no se ni por dónde empezar.
Primero, de pequeño Pink Floyd me parecía "aburrido". Hasta que escuché The Wall. Cuando lo pude terminar de digerir me maravilló tanto que no podía parar de escucharlo. Había comprado un casete MA-X (el mejor casete virgen en esa época, era muy caro) para grabarmelo.

Y así fue como empecé a meterme de a poco en los Floyd, hasta que se convirtieron en una de mis bandas favoritas. Sino LA.
La versión de Confortably Numb de PULSE fue el primer fragmento de música que me hizo llorar, y llorar mucho. El momento es uno de los momentos cumbre del solo, cuando la guitarra va bieeen agudo y el leslie del hammond aumenta su velocidad al compás de la música (todavía se me pone la piel de gallina con eso).

Waters aparentemente había tenido la idea de construir un muro entre ellos y la gente en un concierto de la gira de Animals. Parece que la gente estaba un poco descontrolada, se subían al escenario o no se que, y Waters sintió tanto asco que escupió al público. Y el flasheo con la idea de separarse totalmente del público.

Podría estar horas escribiendo acerca de TW, después de todo es la obra maestra de Waters (si bien era Pink Floyd, había mucha mano de Waters en todo en esa época)

Respecto a Waters, algunas cosas que nunca me cayeron bien de él fue que, por ejemplo, los hammond de The Wall no están grabados por Richard Wright, porque Waters quería alguien que toque mejor el Hammond (irrespetuoso Waters!). De hecho Wright se fue de la banda en esa época y en la gira de The Wall estuvo como "sesionista".

Igualmente, las ideas de Waters, la maestría con la que articuló las letras del disco con sus propios mambos y al mismo tiempo con la realidad del mundo, merecen no solo que me saque el sombrero, sino que me saque la parte superior del cráneo y se la de para que me deje algo de todo eso dentro de mi cerebro.

No podría decir que parte es mi favorita, porque fue cambiando con el tiempo. En los últimos tiempos era The Trial y el tema anterior (creo que es Waiting for the worms). Otra, cuando aparece la voz de guilmour en el estribillo de confortably numb (se me pone la piel de gallina mientras lo escribo). Cómo en ese fragmento, deja de hablar waters del "show" y empieza a hablar esa otra voz, y contar esa anécdota de su niñez, y la dulzura extrema de la voz de DAVID, hace que automáticamente me transporte a la niñez del personaje (ayudado por la peli claro).

Otra, cómo describe a la madre sobreprotectora en Mother, es prácticamente inmejorable ("mama depositará todos sus miedos en ti" por dios, no puede ser tan cierto)
Bueno, esto último es más personal, por tener también una madre sobreprotectora. Recuerdo escucharla con mi hermana y flashear con las coincidencias, jajaja.

Y por último...se puede ver esa obra? Sería como un nuevo mago de oz!!!

Isil dijo...

¿En el 2007 habia un lindo murito separando plateas de oro y el populacho no?

Besos en la Plaza dijo...

Dios... O sea, hablamos de LA BANDA, y además y como si fuera poco, de LA PELÍCULA y EL DISCO.

Nada, qué te voy a analizar. Es perfecto. Te pasea por todos los estados una y otra vez, de la furia a la melancolía, de la euforia a la depresión...
Si habré llorado a mi primera novia al son de "Vera", pegándole piñas a toda mi pieza, ja!

Para mí es simple, este disco le pasa el trapo al mejor polvo de mi vida (que no tengo idea si ya me lo eché o todavía no, jaja): Orgásmico.

Figo dijo...

sabia que la espera iba a valer la pena tef...

Por mi parte como ya te he comentado, soy conocedor de la obra de Floyd pero ni remotamente como quisiera, es una asignatura pendiente de las más importantes que tengo hoy por hoy...

Por eso no puedo decirte exactamente que siento a lo largo de todo el disco ya que (craso error) jamas escuche el disco de pe a pa, sino que escucho temas, todos...pero en momentos y situaciones distintas...pero prometo hacerlo en poco tiempo y comentar mi parecer, sea aca o te lo mando a tu mail...

Yo lo banco más a Waters también pero el gordo Gilmour es para mi, aspirante a guitarrista y más importante, a músico, uno de esos casi intocables...Comfortably Numb marca un antes y un después en la guitarra electrica...si uno quiere dar un ejemplo de tecnica para un guitarrista probablemente diga Steve Vai, Malmsteen o algun shredder...si uno dice sentimiento...ese es Gilmour y ese es Comfortably Numb...

Se puede notar el tono caracteristico exclusivo de los dedos de David, toque con Strato, Les Paul o lo que sea...

Yo escucho el segundo solo de Comfortably Numb y se me eriza la piel más que nunca (como lo hago ahora de solo recordarlo)...esa manera de apoyar el dedo en la cuerda, dejar pasar un microsegundo y después estirar dramaticamente la nota me hace pensar lo que sucede cuando uno mira directo al sol....primero se encandila...hasta que los rayos se expanden y deja ver ese circulo a la perfección...esa estirada para mi son esos rayos que se escapan a la vista del ojo, que no podriamos verlos mejor porque perderiamos el foco del sol...

impresionante tef

un beso!

Lucre dijo...

Ayyyyy Tefii!!!! que buen post nena!!! Sabés que AMO e idolatro a Pink Floyd, es más, compito con vos por quién es más "fan", jajaja, que adolescente sonó eso, jaja.

Yo empecé a escuchar Pink Floyd por mi viejo.
El tenía y tiene una especie de obsesión con "The Dark Side of the Moon" y con todo lo que sea made in P.F, jaja, lo cual hizo que desde que yo tenía unos 3 años, me despertara y me acostara con el disco sonando. Mi vieja, en cambio, no es muy adicta a la música, así que por ella escuchaba cosas como María Elena Walsh (ojo, la reivindico también a esta señora, los niños la aman hasta el día de hoy, lo veo en el jardín de infantes. Está bien, Pink F... es P.F, claro).

La cuestión es que mamé eso desde pendeja y mi viejo ganó la pulseada, así que la nena mayor se convirtió en una adicta perdida de Pink Floyd. Los escucho todo el tiempo. Y las sensaciones que te generan son innumerables...

Yo escucho el disco en cuestión (aunque me pasa con toda la discografía, desde la más vieja, que tiene un estilo totalmente diferente, hasta los últimos discos) y a mí me hace sentir mil cosas distintas. Por momentos me como viajes impresionantes, en los que deliro imaginando situaciones que no podría describir acá porque son MUY enfermitas algunas y no quiero quedar con la loca de The Wall, jajaja, y en otras ocasiones entro en una especie de trance del que salgo sólo cuando termina el tema (para emterme en otro con el siguiente, jaja).

Yo creo que es una especie de nirvana... No sabría expresarlo con palabras. Es indescriptible.

Que buen post Tefi, me encantó como escribiste todo ésto. Besotes nena.

Tomás Münzer dijo...

Muy buen post, y muy buena la anécdota, pero, no me pegues, a mí me gusta más, y por lejos, el lado oscuro de la luna, discazo. Y sí, dedicate a la política, eso fue una demostración clara de lo que es la hegemonía, muajajaja xD

Lito dijo...

les digo la verdad...nunca me termino de llegar la musica de Pink Floyd...quizas no me tome el tiempo de escucharlos detenidamente

Eric dijo...

Llego tarde, pero por suerte no me perdí un post tan GROSSO como este. Pude ver las escenas de la obra a medida que las ibas contando, y se me eriza la piel. Creo que esa es una de las virtudes más grande, además, de The Wall. No te deja indiferente, nunca. Quizás no seas fanático de Pink Floyd, tal vez ni siquiera te guste el rock, pero hay algo en The Wall que trasciende los gustos musicales. La solidez de sus ideas, musicales, conceptuales, es impresionante. Y todo bien con los Pistols (me encantan también), pero ninguna banda punk le dio tan fuerte al sistema como Pink Floyd.

Mary May dijo...

GRO-SA-DA!!!!

Fede dijo...

Me olvidaba de otra parte grosa...Don´t leave me now! Se va al carajo Waters con la expresividad con la que canta ese tema.
Y bueno, cuando David canta "Uh babe" y mezcla ese canto con su nota de guitarra. AAAAAA

(igual ese recurso genial lo usaron también en Animals, en Sheep, cuando se funde Waters con el minimoog en todos los finales de frase de las estrofas)

Perdón por mi fanatismo, me los conozco de memoria estos discos!

Ava Gardner dijo...

Gracias a todos, pero ni en pedo me pongo a contestar cada comentario, jajajaj... perdón...


Me encanta que se hayan puesto efusivos. Floyd lo merece.

Y sí, Tommy... El Lado Oscuro también me puede más que The Wall... y las épocas Barretianas... mamita...

Leo dijo...

Bueno Ava. Está bueno eso que decís al final. Te comento dos sensaciones:

1- Domingo tarde. Hora de futbol de primera. Amigos actores en casa luego de fin de semana casi salvaje. En la tele nada, nadie tiene ánimo de nada pero tampoco quieren que se termine el finde. Voy, abro mi maletincito de pelis y pongo The Wall con home teather. Nadie habló todos miraron. Hasta el final. Después, todos tranquilos a casa.

2- X persona deja discos en mi casa. X persona se aleja(muy lejos). Algunos de los discos (vinilos) que deja X persona son "The Wall" y Seargent Pepper's..."
Pasa el tiempo y X persona quiere recuperar sus discos. Entonces yo me quería quedar alguno y gran dilema: cual me quedo?

Noches y más noches de pensar eso. finalmente le devolví todos menos el Seargent... Y si me perdí The Wall pero eran los beatles no? Me habré equivocado?

Bueno. De todas formas, the wall es grosso. Otro recuerdo: escucharlo al bocha cantando Comfortably Numb y yo yendome por Corrientes y Callao con esa banda de sonido. Fue la ultima vez que lo vi al bocha.

Saludos.

Leo dijo...

Ava!!!!!!!!!! a que lugar te envío mi interpretación de "El monstruo de la laguna"? Estña fersquita fresquita recien escrita.

Espero coordenadas.

Saludos

Ava Gardner dijo...

Leo: Me hiciste acordar a otra anécdota personal sobre The Wall - Película.
Puta madre!! bueno, la voy a contar en el otro blog, porque es más "cinematográfica".
jajajajaj

Genial, estas descripciones son el fruto de lo que - creo - quiere el artista de un modo u otro, ¿no? habrá que preguntárselo a Waters.
El último recuerdo que contaste me dio una cosita adentro, tremenda.

Sobre el Monstruo, ya te contesté en tu blog.

Leo dijo...

Le salia bien al bocha ese tema. Ese día también estaba el hermano de Luca, Andrea Prodan, por ahí abajo. De todas formas al bocha se lo recuerda con cariño y una sonrisa en los labios.

Maiki dijo...

bueno.... hacia tiempo que no leia algo tan bueno.. de verdad, teneis algo TREMENDO en la forma de contarlo...
felicitaciones chicos, y PF a muerte!!