24 jun. 2009

Querés Blues? Tomá



Como podía ser que no hubiera ningún disco de Blues en el blog siendo que me encanta tanto el genero? Bueno, aquí me redimo...

BB King, el rey del blues, con 83 años al día de hoy ha sacado una cantidad enorme, gigante de discos, y ha tocado con todos incluyendo nuestro difunto Pappo Napolitano, tocando con su archiconocida Gibson 335, bautizada "Lucille", con canción y todo...

Eric Clapton a su vez, el ingles que ha tocado en Cream, Yardbirds, John Mayall & the Bluesbreakers y por su cuenta, una leyenda viviente en la música, sino recuerden las pintadas de "Clapton is God" por los 60s

Estos dos amigotes estaban al pedo y decidieron hacer un disco en el año 2000, bautizado "Riding with the king"

Este disco tiene 12 hermosas canciones del más puro Blues de todas las épocas...Slide Blues, Delta Blues, Chicago Blues...

No estan solos acá, tocan tipos de la talla de Doyle Bramhall II, Jimmie Vaughan y una base de genios bluseros...

El resultado es una combinación que deja a todos contentos, el sonido gordo y dulce de la guitarra del grone y el punzante y agudo de la Stratocaster del Eric

Para dar un ejemplo, temas como Key to the highway y Worried life blues, acustica en mano y cantando una estrofa cada uno, para mi es un momento mágico en la historia de la música...

Y sepan disculparme si no puedo explayarme sobre cada tema como debería, pero este disco me sobrepasa, tanto que a quien le guste el blues como a los que no lo conozcan les recomiendo que se lo consigan (si se les complica les paso link de donde lo puedan bajar)...y encima el reverso de la tapa es un Cadillac con las dos violas...

Un disco de esos para todos los momentos, para escuchar solos o acompañados, para bailar, cantar o pensar, mientras manejan, caminan o están acostados...

Un saludo al Blues, por muchos años más


1. "Riding with the King" (John Hiatt)
2. "Ten Long Years" (B. B. King/Jules Taub
3. "Key to the Highway" (Big Bill Broonzy/Charles Segar)
4. "Marry You" (Doyle Bramhall II/Susannah Melvoin/Craig Ross/Charles Segar)
5. "Three O'Clock Blues" (King/Taub)
6. "Help the Poor" (Charles Singleton)
7. "I Wanna Be" (Bramhall, Charlie Sexton)
8. "Worried Life Blues" (Big Maceo Merriweather)
9. "Days of Old" (Jules Bihari, King)
10. "When My Heart Beats Like a Hammer" (King/Taub)
11. "Hold On! I'm Comin'" (Isaac Hayes/David Porter)
12. "Come Rain or Come Shine" (Harold Arlen/Johnny Mercer)


BB King & Eric Clapton - Riding with the King

18 jun. 2009

Algo flota...

Ante todo, quiero agradecer a Leo, por responder a mi demanda de análisis de este temón.

Con uds. "El Monstruo de la Laguna" (o en muchos sitios "Algo Flota en la Laguna") de L. A. Spinetta.


Algo flota en la laguna
tiene forma indefinida
y al hombre que pasa cerca
con su rayo lo enloquece.

Para el tiempo de la pesca
todo ya estará perdido
hay un monstruo en la laguna
justo es el que quiera echarlo.

La caridad del universo es falsa, falsa
la tempestad recoge nidos.

Nunca cesará la causa
de la voz de la leyenda
para mí que la laguna
lleva su venganza a cabo


Por Leo

Las lecturas y análisis de letras son odiosas sobre todo porque nunca se sabe a ciencia cierta que tornillos y resortes le funcionaron al que la escribió. Así que me paro en el lado del productor de ideas e imagino una interpretación de las tantas posibles.

Este disco es de los primeros 70. Luis Alberto Spinetta estaba pasando por un momento lisérgico que no duró mucho. Además el país estaba socialmente convulsionado. Por aquellos años estaría acuñando freses como “las palabras no son lo mejor para estar desnudos” “Las habladurías del mundo no pueden atraparnos” “no tengo más Dios” y algunas más.

Entonces, veamos a la laguna como ese mundo en el que nos insertamos y a eso que flota como las producciones que generamos. Nacemos y rápidamente nos hacemos “sociales”. Algo, indefinido, flota en la laguna y a cualquier hombre que nace lo enloquece con su rayo. Es decir, el hombre pasa a estar atrapado en redes sociales fundamentalmente a través del lenguaje.

Para el tiempo de la pesca, para cuando el hombre quiera darse cuenta y recoger frutos- ya no habrá más espacio ni tiempo. Todo estará perdido porque- y en este punto si se corporiza lo que no se definía, las redes sociales con el lenguaje a la cabeza- ahora esta delineado y claramente es un monstruo. Justo es el que quiera echarlo-aunque luego se demostrara que es inútil. Justo es el que luche contra el chaleco de fuerza que la sociedad preparo para todos.

En el puente queda más claro. Es contundente y duro: “la caridad del universo es falsa”. Es decir, miren, todo lo que ven no existe, el mundo es hostil, nos ataca todo el tiempo, nos coloniza sin que nos demos cuenta.

La tempestad se cogerá nidos (frase que fue censurada en alguna época y que en el disco no se escucha bien) Apocalíptica imagen. La tempestad no los arrasa, vuela, destroza. NO. La tempestad se cogerá a los nidos. Con todo lo que “nido” significa. La tempestad (el viento de lenguaje) violará los lugares donde se incuba la vida. Es decir: no dejará nada vivo en pie sino que matará momificando con cristalizaciones lingüísticas todo lo vivo.

Por ultimo, la advertencia sobre que si bien esto es una “leyenda”- algo dicho por ahí y repetido- la causa no cesará. Siempre será igual. Y finalizando, la percepción de que algo de culpa tendremos porque la laguna lleva a cabo una venganza. Y para que haya venganza debe haber algo flagrante antes.

El hombre pierde capacidad de ser en el momento que en se vuelve hombre: cuando habla y escucha. Acompañando esta idea digo: ok, bien, no podemos hacer nada pero entonces juguemos con las redes sociales hasta torcerlas en su máximo posible.

11 jun. 2009

En alterna y contínua



Señoras y Señores...el rock está aquí

Otro de esos discos tan pero tan pero tan potentes, clásicos y perfectos que hacer un review una tarea titánica, pero acá va...

AC/DC en 1980 estabá en aquel momento al tope de su carrera, salidos de Australia pero conocidos en todo el mundo, con 6 discos en 7 años y una formula matadora de hard rock y la voz chillona de Bon Scott...

Pero, así como tannnnntos rockeros, se agarra un pedo de novela y se duerme/desmaya boca arriba...mucho alcohol + boca arriba = cagaste fuego Bon...

Ahora se juntaban los hermanos Young, Angus y Malcolm...y dicen "que mierda hacemos??", y como no tenían muchas ganas de separarse (como sí haría Led Zeppelin ese mismo año con la muerte de Bonham) recuerdan que Bon les había comentado de un flaco que usaba una boina y tenía fisico de patova que tiraba altos falsetes y se revolcaba por el piso (aunque eso era porque justo esa noche el pibe tenía apendicitis y no daba más del dolor)...lo llaman y voilá! Brian Johnson es el nuevo vocalista!!!

Ser el sucesor iba a ser tarea compleja, y grabar un disco de AC/DC despues de "Highway to hell" más aún, pero en Julio de ese año sale "Back In Black", con su tapa y la idea general en señal de luto al difunto Bon.

El resultado? 42 minutos de pura esencia rockera, hitazo tras hitazo...

Back in Black (el tema) es aquel himno completamente reconocible con tan solo escuchar el primer riff, la letra y el tema en si planta en bandera en decir "somos AC/DC, y vamos a seguir pateandoles el culo", no por nada es la canción utilizada por boxeadores y luchadores...la historia del caído que se levanta y sigue es perfecta para los oídos y más si viene de la mano de Angus Young

Hells bells arranca con 13 campanadas y es conmemorativa a Bon, como el enviado a llevar almas al infierno, manifestandose en forma de lluvia, truenos y huracanes

You Shook me all night long (choreo a Led Zeppelin?) es el tema hitero, con un video cuanto menos sugerente y que habla obviamente de una mina que está más buena que comer pollo con la mano y que encima se banca todas...con el video todo el mundo se dió cuenta que las calladas suelen ser las peores, salud por eso

El resto de los temas son geniales por donde se los mire: "What you do for money honey", hace falta decir que habla de una puta?, "Let me put my love into you" (la frase "let me cut your cake with my knife") demuestra que siempre existe una manera para encontrarle el doble sentido a las cosas...

Parrafo aparte para "Rock 'n roll ain't noise pollution", que les dice a las personas del mundo "sacate el traje, dejá de ser acartonado, veni a rockear man!!!" y se cagan de risa a todos aquellos que piensan que tocar rock y hacerlo a todo volúmen están perdiendo el tiempo...es un gran Fuck 'em, fuck 'em all...

AC/DC en este disco (como en todos) es una completa aplanadora, los falsetes de Brian Johnson invocando al mismisimo demonio, Angus Young el enviado de descargar a traves de sus dedos las notas que son la uva mas fina que pudo haber sacado el rock and roll en toda su historia, solos histriónicos, pasitos a la chuck berry y moverse como un epileptico arriba del escenario vestido con su traje de escuela, secundados por Cliff Williams en bajo, Phil Rudd en batería y el nunca debidamente reconocido Malcolm Young en guitarra rítmica, una alineación del carajo...

Este año es el 35 aniversario de AC/DC, y hace casi 30 salió Back In Black, y AC/DC sigue al tope, sin cambiar la formula más de un 10% (mas heavy en los 80s, mas blusero en fines de los 90s)...

AC/DC es bateria cuadrada, ritmo facil de seguir, la simpleza hecha música, y aún así despues de tantos años y discos encuentran la manera de estár al día...salve AC/DC

La pregunta más facíl de responder a un neófito o a un pequeño que hace su primera incursión en la música "Qué es rock?"

Qué es rock? Rock es AC/DC

Y no nos pongamos nerviosos si pensamos que el rock se está por morir, siempre va a estar AC/DC para poner las cosas en su lugar

5 jun. 2009

Is there anybody out there?


Hoy me dedico a uno de mis álbumes favoritos. Pero para eso, voy a tener que contar una anécdota personal.

Hace 6 años, con mis compañeros de teatro debíamos hacer un trabajo para expresión corporal en grupos. Contar una historia infantil con el cuerpo y música, aggiornándola a la estética que quisiéramos.
Armamos Hansel y Gretel, una versión oscura y tétrica, donde Gretel limaba y cagaba a patadas a todos los muñecos (acá no había golosinas, había muñecos) que le dejaba la abuelita (que en verdad era la bruja). Después, los muñecos cobraban vida y se vengaban de la pendeja y como el hermano la defendía, los transformaban en muñecos y se los morfaban a los dos. Pero la carne humana les dañaba los circuitos y terminaban explotando.
En fin, regio para los niños. Aprenderían a no romper sus juguetes. Claro que nunca la hicimos con niños como espectadores.
Utilizamos variada música, desde Bach hasta los Redondos, pero a mí nunca me terminó de cerrar. Era desprolijo.
Presentamos esa obra un par de veces, en algunos lugares, de puros kamikazes que éramos. En bares, galpones y sitios de esa índole. Todos maquillados a lo KISS, con vestuarios rotosos y ochentistas, peinados extravagantes y movimientos zarpados.
Pero no cerraba.
La hicimos dos veces en las clases, y la profesora nos iba pidiendo más cosas, hasta una coreografía incluída (teníamos que presentarla a fin de año para aprobar esa materia e iba a estar presente el director de la escuela).

Una tarde, volvía de la placita Sarmiento (los lanusenses la conocen, sin dudas) y me tiré a escuchar música. Elegí The Wall II.
Cuando estaba sonando "The Show must go on", empecé a imaginarme el comienzo de la obrita... para ver qué cambios le podía hacer (yo era algo así como la "directora"). De repente, en mi cabeza, comenzaba la escena del lime de Gretel y su ataque hacia los muñecos. Miré de reojo el equipo de música, ya que la melodía que acompañaba era "In the Flesh" con toda su violencia y presencia escénica. Casi pegado, comienza la guitarrita de "Run like Hell" y me sorprendí al notar que en la obra, la bailarina de juguete que empieza a cobrar vida en ese momento, se movía al ritmo de esa guitarra. Y así todos los muñecos que se despertaban de su inanimidad. Incluso, encajaba perfecto para la coreo que habíamos armado, que era muy al estilo "Thriller". Cuando ellos realizan el rito previo a la venganza, sonaba "Waiting for the Warms" y me empecé a desesperar. "Stop" era el perfecto momento de arrepentimiento de Gretel, en su regreso, al ver a los muñecos desparramados. Y "The Trial"... mamita... para la venganza y el banquete era absolutamente perfecto. Ni hablar de la explosión.
Llamé inmediatamente a una de las actrices (con una de las que arengábamos al resto a hacer lo que se nos cantaba - y con quién sigo trabajando en la actualidad -) y le conté que la obra estaba hecha para ser musicalizada con The Wall II. Fue como un delirio místico.
Al principio me sacaron vendiendo almanaques - porque había que empezar a ensayar todo de nuevo - pero como soy práctica y adoro los ultimátums dije: "- Bien, o se hace lo que yo quiero o me voy de la obra." Sabía que los tenía en un puño y que me necesitaban - y también me querían un poco... - así que accedieron. Si, imagínense lo que sería si me dedicase a la política.
La cuestión es que dejamos absolutamente a todos con la boca abierta, incluyendo al director, que nos puso un 10 rotundo (grupal e individual) y nos confesó luego, ser fanático de Floyd.
"- Este es el tipo de cosas que aspiro a ver en esta escuela".
Estábamos terminando el 1º año. Nos ofreció hacer un par de funciones en Liberarte, fue la primera vez que estuvimos en un teatro "de verdad". Todos los integrantes guardamos un lindo recuerdo de esa época. Y los que nunca fueron "fanáticos" de Floyd, asocian la música de The Wall con nuestra obrita instantáneamente.

Pero ese no es mi caso, ya que tengo una locura especial que no solo ronda a través del disco, sinó también de la película (sin dudas, una de las mejores que he visto en mi vida).

Es lo que se dice, una "Ópera Rock", pero más allá de las etiquetas, para mí es una obra maestra.
El mega ultra archi conocido "Another Brick in the Wall" en sus 3 partes, nos remonta - casi por inercia - a aquellos niños con rostros idénticos y sin gestualidad, cayendo en máquinas que los transformarían en masilla.
"The Thin Ice" que siempre me pone la piel de gallina en cuanto suena la guitarra de Gilmour.
Las ganas de romper todo lo que se te cruza en el camino mientras suena "One of my Turns".
Esas imágenes de flores copulando que a su vez son peronas, cuya mujer devora el corazón del hombre creo que quedaron en la cabeza de más de uno mientras retumba "Empty Spaces" para luego desenfrenarse con "Young Lust". Voy a utilizar estos dos temas para un trabajo de expresión corporal, próximamente.
Es imposible poder detenerse en cada tema, sería de nunca acabar, "Hey You", "Mother", "Vera"... cada uno merece especial atención.
El momento íntimo y solitario de "Nobody Home" que llena de melancolía (y de una fuerte urgencia por volar).
La meditación que amerita "Goodbye Blue Sky" (y el recuerdo de la imagen en el film, de la bandera inglesa desarmándose hasta quedar convertida en una cruz ensangrentada).


No quiero imaginar el presenciar lo que fue el recital original en vivo de "The Wall".
Paradógicamente, Waters quiso que ese show consistiese en el armado de un muro tangible durante la primer parte del recital que separaría a la banda del público, para luego proyectar imágenes sobre aquella estructura. Imágenes que luego serían utilizadas en la película. Wright, Mason y Gilmour se le cagaron de risa, pensando que nadie iría a verlos. Waters quería expresar el sentimiento de alienación que había con los espectadores... y sin quererlo, convirtió los shows de Pink Floyd en teatralizaciones espectaculares que alejaron cada vez más a la banda de su público.

Creo que todo radicaba en la contradicción constante del gran compositor. Por un lado, escribió "Money" como crítica al capitalismo, por el otro, ganó mucha guita gracias a ese tema. Ese tipo de cosas lo atormentaban bastante, al parecer. Igual, lo banco a morir. Roger, mi favorito, siempre. Pero nos fuimos de tema.

Tengo que volver a otra anécdota personal para mencionar el tema que suena.

Roger Waters en Argentina, año 2002, estadio fortinero. Cielo nublado, caen algunas gotas. Comienza "Comfortably Numb", lluvia de esa que te acaricia, que no te termina de mojar. Un hombre de pie, adelante mío, se agarra la cabeza con las manos y empieza a llorar. Pude escuchar su llanto y algunos "No" que gemía. Dejó caer sus brazos. Sin pedir permiso le tomé la mano. Él apretó fuerte. No se dio vuelta, no me vio, solo permanecía obnubilado hacia el escenario y el cielo. Miré alrededor y sentí que los conocía a todos, y en ese momento los sentí felices. Rostros sonrientes, llenos de lágrimas, algunos con sus ojos cerrados. Queríamos que fuese interminable. Si bien no estaba el gordo David al mando de las 6 cuerdas para aquellos solos orgásmicos, el flaco presente los defendió como corresponde. En algún momento explotó el final no deseado y le solté la mano, de a poco. Y ambos aplaudimos, casi dañando nuestras palmas por la efusividad al hacerlo. Y no nos miramos, no hizo falta. Unos meses después comentaría esto con un amigo - también presente en aquel show, pero no conmigo - y él también tuvo esa sensación de unidad generalizada entre el público, durante ese tema.

En la vuelta de Waters en el 2007, no me pasó lo mismo en aquel momento, pero sí pasaron millones de cosas que relataré cuando hablemos del Lado Oscuro... pero ese será otro post.

Y siempre estará presente aquel personaje indefenso, cuyo "muro" era su único escudo, su única protección, construído por una madre sobreprotectora, una esposa infiel, maestros aniquiladores de pensamientos...Y el juez, al final: "Has revelado tu temor más profundo. ¡Te sentencio a ser expuesto ante tus pares! ¡Derriben el muro!".

Más allá del sinfín de analogías que puedan hacerse a su alrededor, sean psicológicas, políticas, sociales o artísticas... estamos hablando de un discazo que no puede ser pasado por alto jamás.

Me siento casi estúpida, terminando de escribir esto. Me gustaría que cada uno comente acerca de lo que sucede en sus mentes y en sus cuerpos cuando lo escuchan, alejándonos de cualquier objetividad en relación al sonido o a la explicación que puedan darle a la imagen del muro. Creo que "The Wall" merece más que garabatos en torno a la composición o a los fuegos de artificio. Cavemos más profundo. Yo sé que pueden.